Gestión Sostenible: los logros de 2018 y las metas de 2019

En un año difícil la gestión sostenible no perdió terreno en la agenda de las compañías que ya se pusieron objetivos concretos para el nuevo período que inicia.

En un 2018 signado por la crisis económica, que no se haya detenido la agenda empresaria de la sostenibilidad es una buena noticia. Pero hay mucho más. Orientada por los ODS y por las demandas de sus públicos, la gestión sostenible gana terreno en el manejo de las firmas y en múltiples sectores de la economía. Otro de los impactos positivos de este año fue la presidencia argentina del G20, que hizo eco a nivel local de la agenda global de sustentabilidad de vanguardia. “Este proceso y su continuidad, eleva la vara respecto de la gestión sustentable de las compañías y sin marcha atrás”, dice Sebastián Bigorito, director de CEADS. La expectativa de llegar a la OCDE también colabora en la adecuación de la gestión local de la sustentabilidad, ya que implica para el gobierno adecuar su normativa y regulación y para los privados fijar nuevos estándares en materia de gestión ambiental, transparencia, derechos humanos y cadenas de valor, entre otros.

Reducir el desperdicio de alimentos. Adoptar la perspectiva de género. Comprometerse con oportunidades de trabajo inclusivo y de formación para las demandas del nuevo mercado laboral. Involucrarse en prácticas de economía circular y sumar a la cadena de valor. Apostar por las finanzas inclusivas. Lograr nuevas certificaciones. Buscar soluciones de acceso al agua segura. Pero también trabajar alianzas y definir indicadores concretos que permitan medir la gestión a la vez que diseñar acciones. Diseñar alianzas público-privadas para lograr un mayor impacto. Todo forma parte de lo que distintas empresas pusieron en práctica en 2018 y profundizarán el año próximo.

Entre los temas más destacados se encuentran:

TRABAJO INCLUSIVO
El sector de selección de personal se mostró muy activo desde diferentes mesas de trabajo, grupos de interés, cámaras y en articulación con el sector público. Pero dadas las estadísticas de desempleo crecientes, queda mucho por hacer. Visibilizar las necesidades que padecen los grupos de mayor vulnerabilidad y darles herramientas para la inserción laboral resulta fundamental en las estrategias empresarias.

En 2019, especialmente las empresas de selección de personal deberán ahondar su rol frente a los desafíos del mundo del trabajo y el impacto creciente de la tecnología para poner a disposición de las personas, en especial de las que se encuentran en desventaja, oportunidades de aprendizaje y formación.

ECONOMÍA CIRCULAR
Avanzando hacia una economía circular, el desafío de la industria de consumo masivo es trabajar de forma articulada con todos los sectores- público y privado- para avanzar en una nueva economía del plástico.

El control y disminución del desperdicio de alimentos es un cuestión clave en materia de economía circular asi como también  la Agricultura Sustentable, Packaging Circular, Agua, Cambio Climático, Energía Renovable y Cadena de Valor.

FINANZAS INCLUSIVAS
Con un rol fundamental para impulsar el desarrollo económico del país, la banca hizo foco en emprendedorismo, programas de inclusión financiera, bancarización. Las cifras de lo que falta son elocuentes: más del 51% de los argentinos no tiene cuenta bancaria, casi el 70% no tuvo ningún tipo de ahorro y el 58% no posee tarjeta de débito, según Global Findex 2017, Banco Mundial.

Es vital ofrecer y desarrollar productos y servicios innovadores que satisfagan los nuevos requerimientos del contexto y que contribuyan al desarrollo social y el cuidado ambiental, afirman desde el sector bancario.

Los programas de Educación Financiera implementados este año continuarán siendo foco para el año entrante.

Otras cuatro áreas claves para la gestión sustentable son: gobernanza y compliance, financiamiento responsable, cadena de valor transparente e impacto ambiental de las operaciones.

Ir por más: desafiar el modelo de negocios poder pensar el futuro

Si se trata de hacer un balance de la agenda de Sustentabilidad, Alberto Willi, profesor del IAE y consultor en RSE y Sustentabilidad, reconoce que “por lo menos, no se discute más la sustentabilidad sino qué se hace, lo cual implica que ya se ha recorrido un camino. La Argentina está cruzada por una crisis y eso no detuvo la agenda; esto es positivo”. En el haber está la consolidación de la gestión alrededor de los ODS que generó consenso desde hace unos años y los reportes que ayudaron a consolidar un lenguaje común; en el debe, que no hay demasiadas sorpresas. “En un año marcado por la crisis económica, creo que las empresas perdieron su rol de responsabilidad frente a la pobreza; la crisis de los cuadernos también fue como un mazazo, que cuestionó a muchas firmas”, dice. ¿Qué es lo que debería venir? Para el especialista, las compañías deben animarse a desafiar sus modelos de negocios, establecer alianzas con nuevos tipos de empresas u ONGS y hacerse cargo de los problemas complejos o persistentes que son por definición la pobreza o el cambio climático. “Están faltando alianzas y el trabajo sectorial. La agenda de la sustentabilidad es de largo plazo y en una Argentina atravesada siempre por la crisis de corto plazo, se tienden a soltar los objetivos de largo aliento. No hay resto”, dice. Sin embargo, hay que poder pensar el futuro. Para Willi, uno de los errores recurrentes en las empresas es que se enamoran de sus programas, en vez de enfrentar sus problemas. “Por atarse a un programa, se olvidan de lo que quieren solucionar. Ahí creo que hay que dar un salto cualitativo y cambiar de paradigma”, termina

Alineados a los ODS

“Ahora sí podemos afirmar que este año las empresas integraron los ODS en las estrategias corporativas”, afirma a modo de balance Sebastián Bigorito, director ejecutivo del CEADS -Consejo Empresario Argentino de Desarrollo Sostenible. Luego de 3 años de hacer rodar el programa “Conectando empresas con los ODS”, 70% de las empresas miembro participan del mismo lo que significa que priorizan los Objetivos de Desarrollo Sostenible relevantes para la compañía, como también la conexión de una o más acciones concretas con las metas de los ODS. También se observa una evolución en el uso de Indicadores: si en 2016 un 50% de iniciativas corporativas sobre ODS eran comunicadas en la plataforma www.ods.ceads.org.ar con métricas adecuadas, en 2018 se llegó a 94%. Talleres específicos sobre indicadores y capacitaciones in company ayudaron a incorporar este criterio a la gestión de la sustentabilidad en las compañías. “Lo que queda: pasar de indicadores de gestión a indicadores de resultado o de impacto, ya que hoy solo un 30% de ese grupo utiliza ese tipo de indicadores”, dice el ejecutivo. Y como el camino hasta los ODS se concreta en dos niveles, empresa y sector productivo, en 2019, apuntarán a trabajar con industrias con una nueva herramienta, “Hojas de Ruta Sectoriales”. “Las empresas contarán con una referencia de orden superior, para que los impactos de sus programas también sumen a un colectivo sectorial, y poder así demostrar el “business case” de la contribución de una determinada industria a la agenda de desarrollo más moderna e integral de la historia, como lo es la Agenda 2030 y sus ODS”, cuenta Bigorito.

 

Fuente: elcronista.com.

Comments are closed.

Objetivo 1: Poner fin a la pobreza en todas sus formas en todo el mundo

Los índices de pobreza extrema se han reducido a la mitad desde 1990. Si bien se trata de un logro notable, 1 de cada 5 personas de las regiones en desarrollo aún vive con menos de 1,25 dólares al día, y hay muchos más millones de personas que ganan poco más de esa cantidad diaria, a lo que se añade que hay muchas personas en riesgo de recaer en la pobreza.

La pobreza va más allá de la falta de ingresos y recursos para garantizar unos medios de vida sostenibles. Entre sus manifestaciones se incluyen el hambre y la malnutrición, el acceso limitado a la educación y a otros servicios básicos, la discriminación y la exclusión sociales y la falta de participación en la adopción de decisiones. El crecimiento económico debe ser inclusivo con el fin de crear empleos sostenibles y promover la igualdad.

Fin de la pobreza: por qué es importante

Objetivo 2: Poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible

Si se hace bien, la agricultura, la silvicultura y las piscifactorías pueden suministrarnos comida nutritiva para todos y generar ingresos decentes, mientras se apoya el desarrollo de las gentes del campo y la protección del medio ambiente.

Pero ahora mismo, nuestros suelos, agua, océanos, bosques y nuestra biodiversidad están siendo rápidamente degradados. El cambio climático está poniendo mayor presión sobre los recursos de los que dependemos y aumentan los riesgos asociados a desastres tales como sequías e inundaciones. Muchas campesinas y campesinos ya no pueden ganarse la vida en sus tierras, lo que les obliga a emigrar a las ciudades en busca de oportunidades.

Necesitamos una profunda reforma del sistema mundial de agricultura y alimentación si queremos nutrir a los 925 millones de hambrientos que existen actualmente y los dos mil millones adicionales de personas que vivirán en el año 2050.

El sector alimentario y el sector agrícola ofrecen soluciones claves para el desarrollo y son vitales para la eliminación del hambre y la pobreza.

Hambre Cero: por qué es importante

Objetivo 3: Garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades

Para lograr el desarrollo sostenible es fundamental garantizar una vida saludable y promover el bienestar para todos a cualquier edad. Se han obtenido grandes progresos en relación con el aumento de la esperanza de vida y la reducción de algunas de las causas de muerte más comunes relacionadas con la mortalidad infantil y materna. Se han logrado grandes avances en cuanto al aumento del acceso al agua limpia y el saneamiento, la reducción de la malaria, la tuberculosis, la poliomielitis y la propagación del VIH/SIDA. Sin embargo, se necesitan muchas más iniciativas para erradicar por completo una amplia gama de enfermedades y hacer frente a numerosas y variadas cuestiones persistentes y emergentes relativas a la salud.

Salud y bienestar: por qué es importante

Objetivo 4: Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos

La consecución de una educación de calidad es la base para mejorar la vida de las personas y el desarrollo sostenible. Se han producido importantes avances con relación a la mejora en el acceso a la educación a todos los niveles y el incremento en las tasas de escolarización en las escuelas, sobre todo en el caso de las mujeres y las niñas. Se ha incrementado en gran medida el nivel mínimo de alfabetización, si bien es necesario redoblar los esfuerzos para conseguir mayores avances en la consecución de los objetivos de la educación universal. Por ejemplo, se ha conseguido la igualdad entre niñas y niños en la educación primaria en el mundo, pero pocos países han conseguido ese objetivo a todos los niveles educativos.

Educación de calidad: por qué es importante

Objetivo 5: Lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas

Si bien se han producido avances a nivel mundial con relación a la igualdad entre los géneros a través de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (incluida la igualdad de acceso entre niñas y niños a la enseñanza primaria), las mujeres y las niñas siguen sufriendo discriminación y violencia en todos los lugares del mundo.

La igualdad entre los géneros no es solo un derecho humano fundamental, sino la base necesaria para conseguir un mundo pacífico, próspero y sostenible.

Si se facilita a las mujeres y niñas igualdad en el acceso a la educación, atención médica, un trabajo decente y representación en los procesos de adopción de decisiones políticas y económicas, se impulsarán las economías sostenibles y se beneficiará a las sociedades y a la humanidad en su conjunto.

Igualdad de género: por qué es importante

Objetivo 6: Garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos

El agua libre de impurezas y accesible para todos es parte esencial del mundo en que queremos vivir. Hay suficiente agua dulce en el planeta para lograr este sueño.
La escasez de recursos hídricos, la mala calidad del agua y el saneamiento inadecuado influyen negativamente en la seguridad alimentaria , las opciones de medios de subsistencia y las oportunidades de educación para las familias pobres en todo el mundo. La sequía afecta a algunos de los países más pobres del mundo, recrudece el hambre y la desnutrición. Para 2050, al menos una de cada cuatro personas probablemente viva en un país afectado por escasez crónica y reiterada de agua dulce.

Agua Limpia y Saneamiento: por qué es importante

Objetivo 7: Garantizar el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna para todos

La energía es central para casi todos los grandes desafíos y oportunidades a los que hace frente el mundo actualmente. Ya sea para los empleos, la seguridad, el cambio climático, la producción de alimentos o para aumentar los ingresos, el acceso a la energía para todos es esencial.
La energía sostenible es una oportunidad – que transforma vidas, economías y el planeta.
El Secretario General de las Naciones Unidas Ban Ki-moon está a la cabeza de la iniciativa Energía sostenible para todos para asegurar el acceso universal a los servicios de energía modernos, mejorar el rendimiento y aumentar el uso de fuentes renovables.

Energía asequible y no contaminante:
por qué es importante

Objetivo 8: Promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos

Aproximadamente la mitad de la población mundial todavía vive con el equivalente a unos 2 dólares de los Estados Unidos diarios, y en muchos lugares el hecho de tener un empleo no garantiza la capacidad para escapar de la pobreza. Debemos reflexionar sobre este progreso lento y desigual, y revisar nuestras políticas económicas y sociales destinadas a erradicar la pobreza.
La continua falta de oportunidades de trabajo decente, la insuficiente inversión y el bajo consumo producen una erosión del contrato social básico subyacente en las sociedades democráticas: el derecho de todos a compartir el progreso. La creación de empleos de calidad seguirá constituyendo un gran desafío para casi todas las economías más allá de 2015.
Para conseguir el desarrollo económico sostenible, las sociedades deberán crear las condiciones necesarias para que las personas accedan a empleos de calidad, estimulando la economía sin dañar el medio ambiente. También tendrá que haber oportunidades laborales para toda la población en edad de trabajar, con condiciones de trabajo decentes.

Trabajo decente y crecimiento económico:
por qué es importante

Objetivo 9: Construir infraestructuras resilientes, promover la industrialización inclusiva y sostenible y fomentar la innovación

Las inversiones en infraestructura (transporte, riego, energía y tecnología de la información y las comunicaciones) son fundamentales para lograr el desarrollo sostenible y empoderar a las comunidades en numerosos países. Desde hace tiempo se reconoce que, para conseguir un incremento de la productividad y de los ingresos y mejoras en los resultados sanitarios y educativos, se necesitan inversiones en infraestructura.
El ritmo de crecimiento y urbanización también está generando la necesidad de contar con nuevas inversiones en infraestructuras sostenibles que permitirán a las ciudades ser más resistentes al cambio climático e impulsar el crecimiento económico y la estabilidad social.

Además de la financiación gubernamental y la asistencia oficial para el desarrollo, se está promoviendo la financiación del sector privado para los países que necesitan apoyo financiero, tecnológico y técnico.

Industria, innovación e infraestructura:
por qué es importante

Objetivo 10: Reducir la desigualdad en y entre los países

La comunidad internacional ha logrado grandes avances sacando a las personas de la pobreza. Las naciones más vulnerables –los países menos adelantados, los países en desarrollo sin litoral y los pequeños Estados insulares en desarrollo– continúan avanzando en el ámbito de la reducción de la pobreza. Sin embargo, siguen existiendo desigualdades y grandes disparidades en el acceso a los servicios sanitarios y educativos y a otros bienes productivos.
Además, a pesar de que la desigualdad de los ingresos entre países ha podido reducirse, dentro de los propios países ha aumentado la desigualdad. Existe un consenso cada vez mayor de que el crecimiento económico no es suficiente para reducir la pobreza si este no es inclusivo ni tiene en cuenta las tres dimensiones del desarrollo sostenible: económica, social y ambiental.
Con el fin de reducir la desigualdad, se ha recomendado la aplicación de políticas universales que presten también especial atención a las necesidades de las poblaciones desfavorecidas y marginadas.

Igualdad: por qué es importante

Objetivo 11: Lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles

Las ciudades son hervideros de ideas, comercio, cultura, ciencia, productividad, desarrollo social y mucho más. En el mejor de los casos, las ciudades han permitido a las personas progresar social y económicamente.
Ahora bien, son muchos los problemas que existen para mantener ciudades de manera que se sigan creando empleos y prosperidad sin ejercer presión sobre la tierra y los recursos. Los problemas comunes de las ciudades son la congestión, la falta de fondos para prestar servicios básicos, la escasez de vivienda adecuada y el deterioro de la infraestructura.
Los problemas que enfrentan las ciudades se pueden vencer de manera que les permita seguir prosperando y creciendo, y al mismo tiempo aprovechar mejor los recursos y reducir la contaminación y la pobreza. El futuro que queremos incluye a ciudades de oportunidades, con acceso a servicios básicos, energía, vivienda, transporte y más facilidades para todos.

Ciudades sostenibles: por qué son importantes

Objetivo 12: Garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles

El consumo y la producción sostenibles consisten en fomentar el uso eficiente de los recursos y la eficiencia energética, infraestructuras sostenibles y facilitar el acceso a los servicios básicos, empleos ecológicos y decentes, y una mejor calidad de vida para todos. Su aplicación ayuda a lograr los planes generales de desarrollo, reducir los futuros costos económicos, ambientales y sociales, aumentar la competitividad económica y reducir la pobreza.
El objetivo del consumo y la producción sostenibles es hacer más y mejores cosas con menos recursos, incrementando las ganancias netas de bienestar de las actividades económicas mediante la reducción de la utilización de los recursos, la degradación y la contaminación durante todo el ciclo de vida, logrando al mismo tiempo una mejor calidad de vida. En ese proceso participan distintos interesados, entre ellos empresas, consumidores, encargados de la formulación de políticas, investigadores, científicos, minoristas, medios de comunicación y organismos de cooperación para el desarrollo.
También es necesario adoptar un enfoque sistémico y lograr la cooperación entre los participantes de la cadena de suministro, desde el productor hasta el consumidor final. Consiste en involucrar a los consumidores mediante la sensibilización y la educación sobre el consumo y los modos de vida sostenibles, facilitándoles información adecuada a través de normas y etiquetas, y participando en la contratación pública sostenible, entre otros.

Producción y consumo responsables: por qué son importantes

Objetivo 13: Adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos

El cambio climático afecta a todos los países en todos los continentes. Tiene un impacto negativo en la economía nacional y en la vida de las personas, de las comunidades y de los países. En un futuro las consecuencias serán todavía peores.
Las personas viven en su propia piel las consecuencias del cambio climático, que incluyen cambios en los patrones climáticos, el aumento del nivel del mar y los fenómenos meteorológicos más extremos. Las emisiones de gases de efecto invernadero causadas por las actividades humanas hacen que esta amenaza aumente. De hecho, las emisiones nunca habían sido tan altas. Si no actuamos, la temperatura media de la superficie del mundo podría aumentar unos 3 grados centígrados este siglo y en algunas zonas del planeta podría ser todavía peor. Las personas más pobres y vulnerables serán los más perjudicados.
Tenemos a nuestro alcance soluciones viables para que los países puedan tener una actividad económica más sostenible y más respetuosa con el medio ambiente.
El cambio de actitudes se acelera a medida que más personas están recurriendo a la energía renovable y a otras soluciones para reducir las emisiones. Pero el cambio climático es un reto global que no respeta las fronteras nacionales. Las emisiones en un punto del planeta afectan a otros lugares lejanos. Es un problema que requiere que la comunidad internacional trabaje de forma coordinada y precisa de la cooperación internacional para que los países en desarrollo avancen hacia una economía baja en carbono. Los países están trabajando para adoptar un acuerdo global en París este mes de diciembre con el objetivo de luchar contra el cambio climático.

Acción por el clima:
por qué es importante para las empresas

Objetivo 14: Conservar y utilizar en forma sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible

Los océanos del mundo – su temperatura, química, corrientes y vida – mueven sistemas mundiales que hacen que la Tierra sea habitable para la humanidad.

Nuestras precipitaciones, el agua potable, el clima, el tiempo, las costas, gran parte de nuestros alimentos e incluso el oxígeno del aire que respiramos provienen, en última instancia del mar y son regulados por este. Históricamente, los océanos y los mares han sido cauces vitales del comercio y el transporte.

La gestión prudente de este recurso mundial esencial es una característica clave del futuro sostenible.

Vida submarina: por qué es importante

Objetivo 15: Gestionar sosteniblemente los bosques, luchar contra la desertificación, detener e invertir la degradación de las tierras y detener la pérdida de biodiversidad

El 30% de la superficie terrestre está cubierta por bosques y estos, además de proporcionar seguridad alimentaria y refugio, son fundamentales para combatir el cambio climático, pues protegen la diversidad biológica y las viviendas de la población indígena. Cada año desaparecen 13 millones de hectáreas de bosque y la degradación persistente de las zonas áridas ha provocado la desertificación de 3.600 millones de hectáreas.

La deforestación y la desertificación –provocadas por las actividades humanas y el cambio climático– suponen grandes retos para el desarrollo sostenible y han afectado a las vidas y los medios de vida de millones de personas en la lucha contra la pobreza. Se están poniendo en marcha medidas destinadas a la gestión forestal y la lucha contra la desertificación.

Vida de ecosistemas terrestres: por qué es importante

Objetivo 16: Promover sociedades, justas, pacíficas e inclusivas

El objetivo 16 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible propuestos se centra en la promoción de sociedades pacíficas e inclusivas para el desarrollo sostenible, la provisión de acceso a la justicia para todos y la construcción de instituciones responsables y eficaces a todos los niveles.

Paz, justicia e instituciones sólidas: por qué es importante

Objetivo 17: Revitalizar la Alianza Mundial para el Desarrollo Sostenible

Para que una agenda de desarrollo sostenible sea eficaz se necesitan alianzas entre los gobiernos, el sector privado y la sociedad civil. Estas alianzas inclusivas se construyen sobre la base de principios y valores, una visión compartida y objetivos comunes que otorgan prioridad a las personas y al planeta, y son necesarias a nivel mundial, regional, nacional y local.

Es preciso adoptar medidas urgentes encaminadas a movilizar, reorientar y aprovechar billones de dólares de recursos privados para generar transformaciones a fin de alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Se necesitan inversiones a largo plazo, por ejemplo la inversión extranjera directa, en sectores fundamentales, en particular en los países en desarrollo. Entre estos sectores figuran la energía sostenible, la infraestructura y el transporte, así como las tecnologías de la información y las comunicaciones. El sector público deberá establecer una orientación clara al respecto. Deben reformularse los marcos de examen y vigilancia, los reglamentos y las estructuras de incentivos que facilitan esas inversiones a fin de atraer inversiones y fortalecer el desarrollo sostenible. También deben fortalecerse los mecanismos nacionales de vigilancia, en particular las instituciones superiores de auditoría y la función de fiscalización que corresponde al poder legislativo.

Alianzas: por qué son importantes

Caio Magri

Presidente-Director de ETHOS Brasil
Sociólogo por la Universidad de Sao Paulo. En enero de este año asumió la presidencia del Instituto Ethos Brasil, organización líder en Latinoamérica de Responsabilidad Social y Sustentabilidad integrada por más de 500 empresas del país.
Desde el 2004 se desempeño en la organización como Director Ejecutivo de Políticas Públicas contribuyendo a que las empresas comprendan los desafíos y oportunidades de gestionar hacia el desarrollo sostenible. Es Presidente del Instituto Pacto Nacional por la Erradicación del Trabajo Esclavo IN-Pacto. Fue Gerente de Políticas Públicas de Fundaçión Abrinq por los Derechos del Niño y coordinador del Programa de Políticas Publicas para la Juventud de la ciudad de Ribeirao Preto/Sao Paulo. Integró en 2003 la asesoría especial del presidente Luiz Inácio Lula Da Silva para el Programa Hambre Cero.

Bernardo Toro

Responsable Fundación Avina Colombia
Filósofo y magíster en Investigación y Tecnologías Educativas y estudios en Matemáticas y Física, es asesor de la Presidencia de la Fundación Avina y miembro de Consejo Internacional del Instituto Ethos de Brasil. También, es coordinador de la Veeduría Ciudadana del Fondo de Inversiones para la Paz (FIP) de la Presidencia de la Republica de Colombia.
Toro ha sido consultor temporal de Unicef, el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para América Latina en las áreas de educación, comunicación y movilización social; asesor de los ministerios de Educación y Comunicaciones de Colombia, Brasil y México entre otros. A su vez, se desempeñó como presidente de la Corporación “Viva La Ciudadanía”, del Centro Colombiano de Responsabilidad Empresarial (CCRE) y de la Confederación Colombiana de ONG (CCONG).

Pablo Cortinez

Coordinador Ambiente y Negocios Fundación Vida Silvestre (WWF)
Pablo Cortínez es Licenciado en Economía de la Universidad Nacional de Córdoba, y Master en Finanzas de UCEMA, donde actualmente es Profesor de la Maestría en Finanzas. Cuenta con 20 años de experiencia en el sector financiero. Previamente, fue Gerente de Riesgo Crediticio de Nación AFJP, y Jefe de Mercado de Capitales de Banco Bansud Banamex. Es consultor para organismos multilaterales de crédito, asesor de una SGR, y docente en temas relacionados con sus áreas de experiencia. En 2013 se unió a Vida Silvestre para coordinar el área Negocios y Ambiente, donde es punto focal de Finanzas Sustentables en el marco de la red de oficinas de WWF.

María José Sucarrat

Fundadora RED de Empresas por la Diversidad
María José se dedica a la investigación y promoción de temas sobre sustentabilidad, diversidad e inclusión en el ámbito empresarial, y al coaching ontológico corporativo.
Actualmente trabaja para la escuela de negocios de la Universidad Torcuato Di Tella, en donde en el año 2013 fundó la R.E.D. de empresas por la diversidad junto con empresas pioneras en el tema. Se desempeña como Directora Ejecutiva de la R.E.D. y Directora Académica del programa de Responsabilidad Social, Inclusión y Sostenibilidad (RSIS). Está a cargo del equipo de coaches del Programa de Desarrollo de Habilidades Interpersonales (PDHI) de MBA y EMBA.
Desarrolló su carrera profesional en el área de marketing y negocios de diferentes empresas de industrias como tecnología, editorial y automotriz, para Argentina y USA, durante 15 años.
Tiene un MBA de la Universidad Torcuato Di Tella. Postgrado Iberoamericano de RSE de la Universidad Castilla La Mancha, España. Es licenciada en Comercialización, de la UCES. Cursó el programa marketing internacional en la universidad Mälardalens Högskola (Suecia). Es coach Ontológica egresada del ICP y está entrenada en SOLFI, como facilitadora de resolución de situaciones complejas de management.

Gisela Dohm

Especialista en Prevención de violencia de género
Licenciada en Sociología de la Universidad de Buenos Aires, Maestría en Desarrollo Humano en FLACSO.
Especialista en Discriminación, Trabajo y Género. Capacitadora en prevención de violencia hacia las mujeres en ámbitos domésticos, laborales e institucionales destinada a Empresas, Municipios, Universidades y Organizaciones Sindicales. Trabaja en el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo y en Organizaciones de la Sociedad Civil FOCO (Foro de Participación Ciudadana por la Justicia y los Derechos Humanos).

María Fernanda Soria

Especialista y consultora en RSE y Sustentabilidad
Licenciada en Administración de Empresas. Especialista en en Sustentabilidad & Responsabilidad Social Empresaria . Fundadora de Warmi Argentina, consultora especializada en equidad de género y RSE y Rastro Verde, empresa que impulsa la Economía Circular y el cuidado ambiental. Es Auditora de diversas normas de sustentabilidad y fue Asesora Técnica del Banco Mundial para el Programa MEGA Equidad de Género en Argentina. Es docente y facilitadora en universidades y ha sido invitada como disertante en diversos países latinoamericanos. Implementadora de diversos estándares y realiza Reportes de Sostenibilidad con Metodología GRI Banco Económico de Bolivia.

Taira Peña

Experta en RSE, Sustentabilidad y RRHH
Experta referente en Responsabilidad Social Empresaria, Sustentabilidad y Gestión Estratégica de Recursos Humanos con una vasta trayectoria y participación en el tema en los ámbitos empresariales privados, públicos y universitarios,tanto nacionales como internacionales
Desde el año 2007 y durante 7 años fue la responsable en materia de RSE para el Grupo Telefé en temas de Políticas, Planes de Trabajo y lineamientos estratégicos en Responsabilidad Social Empresaria.Desarrolló un modelo de trabajo de vinculación de los contenidos televisivos con las estrategias de RSE y Sustentabilidad que se convirtió en una práctica pionera en el mercado argentino de medios de comunicación.
Desde 2008, es Lider Socia de Fundación AVINA para temas de Responsabilidad Social Empresaria y Medios de Comunicación.
Taira es Lic. en Ciencias de la Educación (UCA Rosario), con estudios de posgrado en Dirección Estratégica de Recursos Humanos (IDEA), Educación (Universidad de Harvard), y Desarrollo Local (UNSM- U. Autónoma de Madrid). Certificacation on Reputation Management- Reputation Institute USA

Pablo Heinig

Ingeniero, Coach y Speaker internacional
Ingeniero Mecánico Electricista egresado de la Universidad Nacional de Córdoba.
Asesor de alta dirección y speaker internacional. Creador del método Cr-Acting®. Coach formado por Rafael Echeverría. Coach en competencias no verbales formado por Stuart Heller.
Sus áreas de intervención más frecuentes son: Habilidades Directivas, Equipos de Alto desempeño, Liderazgo, Innovación y Desarrollo de Potencial Humano.
Ha participado del programa Alta Dirección para la Industria del Entretenimiento en la Universidad de Cornell. Ha participado de los programas de capacitación de “Disney University”.
Doctorando en el Instituto de Estudios del Ocio de la Universidad de Deusto, Bilbao, España. Profesor de ESADE Business School Barcelona.
Dicta regularmente seminarios de capacitación en Latinoamerica, EE.UU. y España.
Es co-oautor del libro “La Industria del Tiempo Libre”, Graglia, Emilio y Heinig Pablo, Córdoba, Argentina, Colección Reflejos de nuestros tiempos, 2002. ll

Elsa Zorrilla

Fue Fundadora y Presidenta de Moverse en el período 2011-2014. Ha desarrollado su trayectoria laboral de más de 40 años desde el ámbito empresarial. Durante los últimos 15 años, se ha desempeñado como Gerente de Desarrollo Sostenible de Randstad Argentina, en donde lideró el desarrollo del Programa MEGA – Equidad de Género en Argentina.  Se desempeña actualmente como consultora en Sostenibilidad y Responsabilidad Empresarial. Es consultora externa de OIT en temas relacionados con la Erradicacion del Trabajo Infantil en la región.

Es co fundadora de Warmi Argentina, consultora en Gestión con Enfoque de Género / Diversidad. Es Directora y cofundadora de Asociación Civil Acción Colectiva y ha sido Docente del Programa Amartya Sen, del Pacto Global y de diplomaturas en Sustentabilidad en diferentes universidades del país. Los temas de su especialidad son Derechos Laborales, Género, Inclusión Laboral, Personas en Situación de Riesgo y Trabajo Infantil.

Jorge Figueroa

Actual Presidente de Moverse desde el 2016. Se desempeña como Director de Asuntos Públicos y Sostenibilidad en Randstad Argentina.

Anteriormente fue Director Comercial de Randstad para Argentina & Uruguay durante 15 años. Integra los Comités Directivos de IDEA Argentina Litoral / CCAH (Cámara Comercio Argentino Holandesa/ FAETT (Fed. Arg. de Trabajo Temporario) /Red Argentina del Pacto Global de Naciones Unidas /Consejo Económico & Social de Rosario

Se formó y especializó en Marketing y Capital Humano. Posee amplia experiencia en la industria del Staffing , Reclutamiento y Outsourcing , donde desarrolló habilidades de Negociación, Liderazgo , Coaching y Gestión del Desarrollo Sustentable .

Mantiene una alta vocación e interés por la responsabilidad social de las organizaciones y el impacto que generan en el entorno que operan.

Matías Marconi

Es Secretario de Moverse, ocupó la presidencia entre 2014 y 2016. Cofundador y actual Presidente de Laboratorio VAPOX SA, empresa líder en la región que hace 10 años está focalizada en prestar servicios de esterilización para terceros con los más altos estándares de bioseguridad
Analítico, detallista y comprometido con el desarrollo sustentable se configura como uno de los referentes locales en emprendedorismo y sostenibilidad empresaria. Con una marcada sensibilidad social en su estilo de gestión empresaria ha establecido un modelo de gestión exitoso aggiornado a nuestros tiempos.

Verónica Zampa

Licenciada en Comunicación Social con 20 años de trayectoria en las áreas de Comunicaciones Corporativas y Responsabilidad Social.
Actualmente es Gerente de Sustentabilidad de Grupo Logístico Andreani y es Partner de la Consultora Reporte social.
Ha liderado durante XX años la gestión de responsabilidad social y comunicaciones internas de Petrobras Argentina implementando estrataegias de sustentabilidad, programas de inversión socioambiental y relacionamiento con las comunidades.
Asesora en temáticas de sustentabilidad y comunicación a líderes.

Sebastián Lagorio

Director de Bioenergias-Gobierno de Santa Fe
Es científico emprendedor enfocado en generar a través de la biotecnología, negocios, empresas, procesos y soluciones destinadas a mitigar el impacto de problemas sociales y ambientales. Fue fundador de Mamagrande, empresa social biotecnológica Argentina que regenera servicios ecosistémicos , crea trabajo inclusivo y productos indrustriales con valor económico. Desde agosto 2016 se desempeña como Director de Planificación y Coordinación de Bioenergías en la Secretaría de Energia del Gobierno de Santa Fe.
Es especialista en desarrollo de negocios, transferencia de tecnología, Sustentabilidad, Innovación de alto impacto y Estrategias de patentamiento.

Maria José Alzari

Asesora Senior en DDHH Compliance y Empresa CEADS

Abogada (UBA). Especializada en Derecho ambiental y en los diferentes   aspectos del Derechos de la sustentabilidad.

Se desempeña como Asesora Senior en Derechos Humanos / Compliance y Empresa, Área Legal & Compliance del CEADS (Consejo Empresario Argentino para el Desarrollo Sostenible.

Experta en “Derechos Humanos y Empresa”, participante acreditada en los Foros de Naciones Unidas sobre el tema.  Autora de la Herramienta de “Análisis de Riesgos en Empresa y Derechos Humanos”.

Asesora externa de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Posee una especialización en Régimen Jurídico de los Recursos Naturales (UBA) y es graduada en el Programa de Gestión Ambiental de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Austral. Ha realizado, entre otros, cursos de Postgrado en Derecho del Ambiental en la Universidad de Salamanca, España y en Políticas e Instrumentos de Gestión Ambiental en el Instituto Universitario de Estudios Europeos de la Universidad CEU San Pablo, Madrid, España.

Matías Marconi

Secretario de Asociación Civil Moverse

Cofundador y actual Presidente de Laboratorio VAPOX SA, empresa lider en la región que hace 10 años está focalizada en prestar servicios de esterilización para terceros con los más altos estandares de bioseguridad
Analítico, detallista y comprometido con el desarrollo sustentable se configura como uno de los referentes locales en emprendedorismo y sostenibilidad empresaria. Con una marcada sensibilidad social en su estilo de gestión empresaria ha establecido un modelo de gestion exitoso aggiornado a nuestros tiempos.

Victoria Morales Gorleri

Subsecretaria de Responsabilidad Social-Min. Desarrollo Social de la Nación

Desde que asumió la subsecretaria de Responsabilidad Social para el Desarrollo Sostenible a fines de 2015, Victoria Morales Gorleri se consolidó como una activa promotora de la Responsabilidad Social y Desarrollo Sostenible y una fuente de consulta permanente en la materia.

Bajo su gestión, creó el Foro Nacional de Responsabilidad Social para el Desarrollo Sostenible, una red colaborativa de trabajo e innovación social integrada por organizaciones de segundo y tercer grado.

Además, impulsa el Registro Único de Organizaciones de Responsabilidad Social (RUORES) como una herramienta que reúne y acompaña a aquellos llevan adelante programas, proyectos e iniciativas. Morales Gorleri promovió la inserción de la Argentina en el plano mundial, participando en la cumbre del GOF 47, en Amsterdam, y del Pacto Global de Naciones Unidas, en Nueva York. Su cargo público y expertise la convirtió en disertante y moderadora en encuentros, congresos, universidades, tanto a nivel internacional como nacional, provincial y municipal. Además, ha participado como jurado en concursos y premios organizados por organismos internacionales, empresas y fundaciones.

Verónica M. Zampa

Especialista en Comunicaciones Corporativas y Responsabilidad Social, con más de 20 años de trayectoria en empresas multinacionales de energía.

Es Licenciada en Comunicación Social, Orientación Institucional por la Universidad de Rosario, realizó la Maestría en Gestión de la Comunicación en las Organizaciones de la Universidad Austral, Buenos Aires, el Diplomado en Formación Gerencial Tecnológico de Monterrey (TEC) y Programa de Capacitación Ejecutiva en Responsabilidad Social Empresaria Centro de Innovación Social de la Universidad de San Andrés. Posee experiencia en el diseño, implementación y seguimiento de procesos de comunicación, gestión sustentable, inversión socioambiental y relación con las comunidades.

Actualmente se desempeña como Gerente de Sustentabilidad del Grupo Logístico Andreani.